"El bosque sería muy triste si solo cantaran los pájaros que mejor lo hacen"



miércoles, 27 de febrero de 2013

Alguien con el que hablar


Todos necesitamos en algún momento alguien con el que poder hablar. De lo que sea. 
Alguien en el que se pueda confiar, y con el que puedas desahogarte, dando libertad a todos esos sentimientos y pensamientos atrapados en tu mente, demasiado peligrosos para poder pasearse libremente todos los días. Esa persona puede ser un amigo de toda la vida, un familiar, alguien especial, alguien nuevo en tu vida, pero que te comprende como si conocieras de hace años, o incluso puede que algún desconocido, que transmita tranquilidad. Simplemente se necesitan unas orejas, que no oigan, sino que escuchen, y un corazón que comprenda, o al menos que lo intente. 
Y es que los problemas se suavizan, y mucho, una vez que están disueltos en el aire, una vez son compartidos. Es algo necesario, por mucho que uno se guarde todo, aunque su cabeza y espíritu tengan una gran capacidad, llega un momento que se explota, con fuegos artificiales incluidos. Y antes de que eso ocurra, mejor soltarlos y pasearlos con alguien, hablar, charlar, gritar, e incluso, una vez liberados, reírse de ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario