"El bosque sería muy triste si solo cantaran los pájaros que mejor lo hacen"



sábado, 16 de marzo de 2013

La imagen enfocada.

En un momento todo cambia, se vuelve más claro, sin arrugas, sin dobles sentidos. Tal y como es, sin sombras ni manchas. Tal y como si estuvieras enfocando la imagen que quieres capturar. Antes todo eran borrones, nada estaba perfilado, y sólo veías lo que querías ver. Distorsionabas la realidad, porque tenías la excusa de que podía haber una oportunidad de que fuera así. La distorsionabas tanto que hasta llegabas a creértela, y llegaba a convertirse en la tabla de madera a la que te agarrabas fuertemente mientras intentabas no ahogarte. Pero por fin la imagen se enfoca, y no lo hace poco a poco, sino que la ves en un instante, tus ojos la captan y se queda marcada en tu mente. La imagen es un bofetón en la cara, marcado y con fuerza. Duele. Y a la vez alivia, porque sabías que iba a ocurrir, tarde o temprano. Todo se congela y la observas. Es bueno saber la verdad, pero deseas haber disfrutado más la fantasía, la ilusión, la esperanza. Ya es tarde, debes enfrentarte a la cruel realidad, debes pasar a la siguiente página del álbum. Ojalá fuera fácil, pero las páginas del álbum son de plomo, y aunque hayas enfocado la imagen, todavía hay miles desenfocadas, a las que te intentas agarrar, lo intentas hasta que te duele, pero sabes que no son reales, porque ves y sientes como te estás hundiendo poco a poco en el mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario