"El bosque sería muy triste si solo cantaran los pájaros que mejor lo hacen"



miércoles, 1 de enero de 2014

2014


Bueno otro año empieza. Ya es 2014, y en realidad sé que será un año importante. Acaban muchas cosas y empiezan otras. Es el año en el que acabo el bachillerato, el instituto, por fin salgo del colegio en el que llevo casi toda mi vida. Además termino también el conservatorio, que aunque me haya traído buenos momentos, también ha podido ya conmigo y es refrescante poder terminarlo ya.
Siempre me quejo que nunca pasa nada interesante, y suele ser verdad, pero si algo ha cambiado han sido mis tardes. Hace casi un año deseaba que llegaran, deseaba pasar esas dos horas en la biblioteca y ahora, tras miles de historias e ilusiones rotas, de lo único que me han servido esas esperanzas es para llevarme otra decepción y medio corazón roto.
Este año comienzan también muchas otras cosas, comienza la etapa de la universidad, que puede ser igual que las otras, mejor, peor, no lo sé, pero supongo que al menos será distinta.
Además, espero ir este año por fin a Nueva York. Si no hay ninguna complicación por fin podré ver cumplido uno de mis sueños que tengo desde hace años. Después de esforzarme por ahorrar al fin todo dará sus frutos. Sería tan maravilloso que el viaje cumpliera las expectativas, por una vez quiero que sea mágico, que haya merecido la pena, porque realmente necesito algo así.
Hoy es un día donde reflexiono, al igual que ayer, los propósitos de año nuevo y todo eso. El año pasado los cumplí a medias, así que espero tener un poco más de fuerza de voluntad y cumplirlos del todo.
Lo que deseo para este año es un cambio, ya ni siquiera pido que cambie mi vida, que por arte de magia todo sea diferente, que el amor de mi vida llegue, que las experiencias caigan del cielo. No, estoy cansada de tener tantos pájaros en la cabeza y ya sé que nada de eso va a ocurrir, al menos no a mí. No, el cambio lo quiero en mí misma, quiero ser yo misma, no esta copia barata que soy ahora mismo. Quiero decir lo que pienso sin ponerme barreras yo sola. Pienso tanto antes de hablar. Soy una hipócrita, siempre digo que no me importa lo que piensen los demás, pero es justo lo contrario, y no quiero. Ya es por costumbre, no lo controlo, pero prácticamente nunca digo lo que pienso en ese momento, sólo expreso lo que será correcto, lo que los demás piensan que es normal que yo diga, porque siempre tengo que ser la niña buena, inocente, que nunca dice nada fuera de lugar, que es aburrida, al fin y al cabo.
Y quiero cambiar pero me cuesta tanto, quiero salir y divertirme pero al final siempre digo que no. Es que no me entiendo, soy gilipollas, de verdad. No sé lo que estoy haciendo con mi vida. La voy a desperdiciar. Hay tantas cosas que me he guardado para mí, tantas que ya se me han olvidado. Y no quiero.
Estoy cansada de estar apática, harta de que nada me interese, de preguntarme por qué estoy viva, cansada de estar deprimida e intentar esconderlo.
Sobre todo estoy cansada de no ser feliz, y de qué pasen los años y no haga nada para cambiarlo.
Empieza un año nuevo, y lo único que tengo que hacer es renovarme a mi misma.
Seguramente lo más difícil que he hecho nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario