"El bosque sería muy triste si solo cantaran los pájaros que mejor lo hacen"



sábado, 11 de marzo de 2017

Soledad


La soledad es adictiva. Te atrapa y te consume, se alimenta de ti, y mientras lo hace se crea un pequeño vacío en tu interior que te produce un placer que no eres capaz de explicar. Aunque al mismo tiempo duele, te asfixia, te oprime. 
Tus pensamientos inundan la habitación, y por temor a quedarte fuera, por miedo a no encajar, huyes del resto del mundo, te cobijas en tu mente, y luego, corroído por tus propias inseguridades te preguntas por qué estás solo. Por qué nadie te llama. Por qué nadie piensa en ti. 
Es tu culpa, y lo sabes, has huido tantas veces, has ignorado tantas opciones, has corrido tantas veces cerrando la puerta tras de ti, que los muros que tú misma has colocado, impiden al resto del mundo la visión de ti. 
Cómo es posible perder a tantas personas. Cómo es que solo ahora te empiezas a dar cuenta. Y cómo le das la vuelta a un patrón que parece irreversible. 
Ese placer y esa tranquilidad que sientes cuando estás solo es insostenible. Se come al resto de tu vida. Ha engullido tu personalidad, es un agujero negro en esta galaxia en la que vives, una galaxia que cada vez contiene menos, que se va apagando salvo que tú reacciones. Enciende una chispa y vuelve a recrear el Big Bang.

No hay comentarios:

Publicar un comentario